EL PAJARRACO

Fotografia de la Edición Impresa

Tía tengo que confesar mi secreto, estoy engañando a mi vieja con su comadre, la verdad está más que buena la vieja, pero tengo miedo que se entere mi doña, porque chance y hasta me deja sin pajarito y a mí me gusta tener bien atendido a mi animalito, pero mi doña no lo entiende, sólo le quiere dar de comer una vez al mes.

Benito Pérez

Condenado, pues si te gusta mantener al pajarito bien alimentado, fácil suéltalo y déjalo libre que vaya y busque su comidita de flor en flor, para que quieres tener domadora, pero a mí se me hace que lo que te da tu doña es comida de calidad y por eso no la quieres dejar. Deja de comer en pileta ajena.