El demonio de los ojos negros

Mucho tiempo ha pasado desde ese día en el que el ángel se vuelve demonio.

Mis recuerdos son vagos, solo recuerdo la oscuridad, que me acaricia con tal ternura que parece mi madre, y la ira, que me da sustento y vida en mi corazón tan oscuro como la brea, la noche, la oscuridad.

En mi niñez, algo en mi frente decía, que era diferente, pero nadie lo notaba, sólo yo, encerrado en rabia y odio. Mis amigos me trataban como a su hermano, siendo tan ingenuos para no ver la verdad, que yo era otra criatura.

En mi juventud, me enamore de una joven hermosísima, pero ese amor era imposible ya que ella ya tenía dueño, pero no me importó, la seguía, la veía, estaba en su clase, me sentía atraído hacia ella, pero eso no era amor, ella era mi guía, ella sabía quien era yo, una criatura muy diferente de los seres humanos, sabía que mis manos no eran para acariciar ni amar, sino para destruir y causar dolor.

Ella me entrenó como para ir al ejército, pero era a otro lugar: El Mundo. Ella me dijo que nosotros éramos una raza superior entre los humanos, pero que casi nos extinguimos a causa de los nazis y la 1º guerra mundial. Ella dice que quedamos pocos en el mundo, y que si no exterminamos a los que casi nos exterminaron, nos extinguiremos.

Así que, me convertí en una máquina de matar, sediento de sangre. Me empeñaba en el sable y la pistola, y así me di cuenta, una vez, que cometía uno de mis asesinatos. Me dispararon, pero no me cure así de rápido como mi maestra, demoré 3 semanas en recuperarme. Supe que no era común, me parecía a mi maestra, pero era diferente, tenia un don, matar a cualquier precio.

Así que me convertí en el amo de la noche, Hasta los vampiros me temían, era insaciable esa sed de sangre que carcomía por dentro, era un monstruo con forma humana, pero eso me contentaba, por que era diferente y sabia que era lo que tenia que hacer.

Pero un día me enamore de una víctima que no tenía novio, así que fui a conocerla, y ella, muy ingenua, me conoció, pero no tan a fondo. Hasta que una vez, le conté acerca de mi don, y ella me dijo que tenia el mismo don: de matar personas.

Ahora, nos propusimos no sólo matar rápido, sino secuestrar y hacer a esas personas como nosotros, para hacer una raza superior, así como Hitler, ahora somos una raza: Los demonios de Ojos Negros. ¿Y por que ese nombre? Por que todos nosotros tenemos algo que nos identifica, como dije antes: tenemos pupilas tan negras, que la confundes con una estrellan negra en la oscuridad.

Ten cuidado criatura, que estamos tan cerca como tu propia sombra…