“Yam-e perdí” diría Antonio

Como si fuera una historia de misterios, nadie sabe nada, hasta ahora, del paradero del ija Antonio Canul Yam, de 78 años, campesino y vecino de Texán Palomeque, de Hunucmá.

Lo último que se supo de él es que salió de su casa el sábado pasado y desapareció misteriosamente sin dejar ningún rastro.

Hasta ayer, a pesar de los esfuerzos de la familia, la tira municipal, estatal y Protección Civil, no han dado con el don.

Se supo que salió de su casa con rumbo a la unidad citrícola “San Luis”, que es de su propiedad, ésta se ubica a la orilla de la carretera que lleva a Hunucmá, a unos 7 kilómetros de Texan.

Por otro lado, corren versiones de ijas que dicen que el sábado por la tarde lo vieron caminando sobre la vía Tetiz-Mérida, a la altura del terreno donde se construye una fábrica de cervezas.

—¡Sólo pido a Dios que me lo devuelva con vida!—, señala Severiana Koyoc Chuc, de 76 años de edad y esposa del extraviado.

Los familiares indicaron que el don fue a pie a “San Luis” y llevaba consigo una coa y su botellón con agua.

La búsqueda comenzó desde la noche del sábado. El domingo también hubo labores de búsqueda de 8 de la mañana a 6 de la tarde y el lunes, de 8 hasta las 2 de la tarde. El comisario municipal de Texan dijo que los familiares han estado visitando Kinchil y Samahil, en busca de alguna pista que los lleve a encontrar a su pariente, pero hasta ahora todos los esfuerzos han sido en vano, por que hasta parece que se lo tragó la tierra.