MISNEBALAM

#MISTERIOS Misnebalam, en sus buenos tiempos llegó a ser habitado hasta por 170 personas y se dedicaban al cultivo de la planta Henequén, sin embargo en la actualidad el pueblo esta completamente abandonado, pues la gente cuenta que en Misnebalam espantan, pues a lo largo de su historia, espeluznantes muertes han marcado sus tierras.

Una de las más aterradoras leyendas del lugar comienza en 1910, con la historia de un niño llamado: “Juliancito”, era un hijo de un trabajador de la hacienda, una desolada noche mientras jugaba con su pelota de hilo rojo, fue atacado por un peón, quien lamentablemente abusó de el, Juliancito quedó destrozado y en su pena decidió dejar de sentir… colgándose de un árbol.

Desde que Juliancito murió, el pueblo ya no volvió a ser el mismo, pues el inocente niño no logró irse a descansar e hizo del pueblo su hogar, al niño se le puede ver por los alrededores de la hacienda, aunque su lugar preferido es el de los columpios, generalmente uno de los juegos se mueve como si alguien se estuviera meciendo, independientemente que haya viento o no.

No solo este espíritu fue el que hizo marcharse a los habitantes de Misnebalam, ya que se dice que decenas de entidades paranormales habitan el tétrico lugar, como el monje negro que aparece en el techo de la iglesia y extiende sus brazos como si te diera la bienvenida al pueblo de los fantasmas, una mujer que lanza un grito estremecedor a las 3 de la madrugada, sombras que te miran desde las casas abandonadas, entre otros fenómenos.

Luces de la hacienda, las casas y la iglesia se prenden autónomamente, voces y ruidos extraños que emanan desde la oscura soledad, esto y más te espera en Misnebalam, el pueblo donde el mundo de los muertos y los vivos esta unido.