42 últimos minutos de puro rock

Han pasado ya 49 años desde aquella mañana en Londres, cuando el famoso cuarteto de Liverpool hiciera su última locura.

La relación que tenían iba cada vez peor, se encontraban distantes y casi a  nada de separarse lo que llevo a la idea de tocar nuevamente en vivo,  para recuperar la antigua mística del cuarteto pero esta vez filmar todo el proceso creativo, lo que serviría para realizar un documental y así coronarse con una actuación en vivo.

Por lo que se organizaron y subieron los equipos a la azotea de su sello discográfico “apple”.

La loca idea resulto en 42 minutos de puro rock, los cuales fueron interrumpidos por agentes de ScotlanYard, quienes ordenaron detener el concierto.

Existe una leyenda urbana que dice que el momento en el que interpretaban “Don´t let me down” John Lennon olvido la letra de la canción por lo que pronuncio palabras sin sentido y así ocultar el error, cuando logro pasar ese tope tuvo una mirada de complicidad con Paul, lo que permitió revivir el compañerismo que tenían.

Unas de las bromas que hizo Ringo Starr fue “Si me decepcionó la Policía con algo, fue el que no nos arrestara, hubiera sido genial terminar el concierto en la azotea con un titular “Los Beatles acaban concierto en la cárcel”

Dentro del repertorio de aquella memorable fecha las canciones que se interpretaron fueron:

  • Get Back (3 veces)
  • Don´t let me dow (2 veces)
  • I´ve got a feeling (2 veces)
  • One after
  • Dig a pony

También interpretaron “God sabe The Queen”  así como un ensayo breve de “i want you”

Este concierto fue inmortalizado en imágenes, que aparecieron en la película “Let it be”, la cual gano un Óscar.

Después de este memorable momento, la disolución de la banda fue un hecho y esto dio paso a que comenzará la leyenda de estos chicos de Liverpool.