Estuvo apretadita… la victoria

Fotografia de la Edición Impresa

Al igual que en el compromiso entre semana ante Borussia Dortmund, el argentino Lionel Messi volvió a ser determinante para Barcelona y dio la victoria de 1-0 sobre Atlético de Madrid, en un duelo entre candidatos a ganar la Liga de España.

El astro argentino apareció en el minuto 86 para romper la igualdad en un compromiso por demás igualado.

Los tres puntos sumados devuelven al club “blaugrana” al liderato del torneo con 31 unidades y mejor diferencia de goles que Real Madrid; mientras este resultado rezaga al “Atleti” a la sexta posición con 25 puntos.

Los “colchoneros” plantearon un partido muy inteligente desde el amanecer del mismo, pues la presión realizada sobre su rival en cualquier intento de salida controlada resultó efectiva y no permitieron un solo disparo de los “culés” al arco de Jan Oblak en los primeros 20 minutos.

Los de casa tuvieron dos aproximaciones de bastante peligro mediante las incursiones en ataque del defensa Mario Hermoso, que en primera instancia realizó un disparo que se desvió en Junior Firpo con dirección al poste, y en la siguiente oportunidad, Ter Stegen le ahogó el grito de gol gracias a una inverosímil atajada con el interior del pie.

El “compa” Héctor Herrera jugó 87 minutos y estuvo bastante activo en ambas áreas, además de quedar muy cerca de poner adelante a los suyos en el minuto 25 con un gran golpeo de balón, el cual salió apenas desviado de la portería rival.

En el último cuarto de hora de la primera mitad, ambos bandos crearon ocasiones que pusieron en riesgo el cero del marcador, ya que el arquero “culé” se hizo figura nuevamente ante los embates locales, mientras su compañero, Gerard Piqué, estrelló un balón en el palo después de un gran cabezazo.

Para el complemento, el equipo de Ernesto Valverde se hizo fuerte a través posesiones largas y prestó muy poco el balón a los capitalinos, quienes otorgaron mayor importancia a mantener su meta intacta que a buscar al gol de la ventaja.

A partir del minuto 70, el mediocampo de ambos conjuntos se rompió y el esférico llegaba a las áreas de sencilla manera, en un pasaje inesperadamente frenético.

En el agonizar del choque, Messi inventó una excelsa jugada mediante la elaboración de una pared con el uruguayo Luis Suárez, para después definir con su pierna izquierda y hacer estéril la estirada de Oblak.

Ahora, el conjunto dirigido por Diego Simeone deberá recomponer el paso y sumar la mayor cantidad de puntos posibles para aprovechar el próximo clásico entre Real Madrid y Barcelona, a realizarse el míércoles 18