Pajarracos se coronan

Fotografia de la Edición Impresa

Con un trabajo sensacional de Óscar Rivera, los Azulejos de la Dolores Otero vencieron ayer en la tarde a los Senadores de la Morelos, 4-1, y capturaron el banderín de la campaña 2019-2020 de la Liga Meridana de Béisbol, en el tercer choque de la final celebrado en el feudo de los legisladores, informó Arrobadeportes.

Fue la primera derrota de los Senadores en su parque, donde toda la campaña y el primer playoff ligaron once triunfos.

Los Azulejos atacaron en el primer rollo la serpentina del inesperado abridor Omar Basulto Germon, a quien le fabricaron tres anotaciones.

Luis Medina atizó doblete y timbró inmediatamente la carrera de la quiniela con batazo de igual calibre, salido del bate de Nígel Novelo. Jorge Tartabull cedió el primer out en rodado a la intermedia, pero Alberto Díaz descargó cuadrangular para el 3-0 en la pizarra.

En la segunda, Basulto toleró dos sencillos del californiano-yucateco Rainer Aguilar, pero fue atrapado en intento de robo. Sóstenes Verdugo siguió con imprable, pero Basulto ponchó a Jairo Martínez para el segundo out y bajó el telón de la entrada al dominar a Luis Medina en línea al bosque izquierdo.

Luego de este episodio, Basulto cedió su lugar en el montículo a Arturo Florentino, quien paró a los emplumados.

En la novena, los Azulejos hicieron su cuarto registro mediante cuadrangular de Lázaro Leal.

Como la semana pasada, Óscar Rivera fue por la revancha. El zurdo sonorense, quien fracasó en el primer choque de la serie (admitió seis carreras en el primer acto), abrió ayer y lo hizo en gran forma.

Lanzó las primeras seis entradas sin hit ni carrera, con sólo un corredor en circulación, Mario Lavagnino, embasado con transferencia.

Era tal el dominio de Óscar Rivera, que el piloto de los Senadores, José Caballero Delgado, acusó al sonorense de tramposo y pidió a los umpires que revisaran su guante. Así lo hicieron y no encontraron nada.

Jorge Tartabull fue un buen aliado de Rivera, al realizar dos buenos engarces, a batazos de Santiago Huchim y Luis Borges, en la tercera y cuarta entradas.

En la séptima, el embrujo de Rivera terminó, cuando aceptó el primer hit y la primera carrera, mediante biangular de Luis Borges y sencillo productor de Vladimir Hernández.

Rivera fue relevado por Jahir Pérez, quien terminó la entrada y el partido, adjudicándose salvamento.