Todo queda entre paisanos

MARCO ESTRADA se fue sin decisión, culpa, en parte, de su paisano Roberto Osuna

Una tarde de contrastes para los mexicanos se vivió ayer en la victoria 4-1 de los Medias Rojas de Boston ante los Azulejos de Toronto en extra innings.

Y es que el as Marco Estrada lanzó una verdadera joya ante una de las ofensivas más poderosas de las Grandes Ligas.

El oriundo de Ciudad Obregón blanqueó a los Medias Rojas durante seis entradas, pero su gran accionar quedó en el olvido.

Primero, porque Cris Sale también se lució con ocho entradas limpias y segundo debido a que su compatriota, el cerrador Roberto Osuna, permitió una carrera en la novena entrada.

Sin embargo, gracias a un jonrón solitario de Kendrys Morales, los aficionados disfrutarían de béisbol gratis en el Rogers Centre, en Canadá.

Ya en la alta de la décima, la estrella Mookie Betts conectó un doble que limpió todas las bases, brindándole a Boston una ventaja que no volvería a desaprovechar.