Triunfo a sangre y fuego

venados de la Universidad Marista quedó a tres auts de cortar una racha de tres derrotas

Con un “Walk off” de Abel Martínez, los Jaguares de la UADY le arrebataron un triunfo, a sangre y fuego, a los Venados de la Universidad Marista, quienes siguen con el santo de espaldas.

Con sensacional remontada, los vencieron 6×5 en 10 trepidantes entradas, en la sexta jornada sabatina de la Liga Meridana de Béisbol de Invierno, que se disputó en el campo de Cordemex.

El inicio de la segunda vuelta del circuito invernal con el “Clásico Universitario” resultó formidable para el equipo felino, no así para los Ciervos que se quedaron a tres auts de cortar una racha de tres derrotas y con la de esta tarde, la extendió a cuatro y siguen en el fondo de la clasificación general.

Antes de jugar la entrada adicional, en su salida, los Jaguares, viniendo de atrás, empataron la pizarra a cinco carreras, con ataque explosivo de cuatro anotaciones, que incluyó jonrones de Amaury Cazaña (solitario) y de Arturo Puerto, de tres carreras.

Puerto sustituyó en la séptima entrada a Wilberth Aguilar, quien después de conectar su segundo hit del juego, se resintió de una lesión en la espalda.

Marco Quevedo, abridor de la Marista, le colgó a los Jaguares las primeras tres argollas, pero en el cuarto episodio, Wilberth Aguilar disparó un bombazo que explotó en los patios que delimitan el jardín central y el equipo local se adelantó 1-0 en el marcador.

La ventaja le duró poco, ya que en el sexto rollo, los Venados le dieron la vuelta al marcador con tres carreras, aprovechando el pésimo relevo de la novena dirigida por Géner Rivero, “El Príncipe” de Temax.

El abridor jaguar Oswaldo Martínez espació tres imparables en las primeras cinco entradas, y la Marista no veía por donde hacerle daño a su serpentina, hasta en el sexto inning cuando los Venados fabricaron tres carreras, gracias al pésimo relevo de los Jaguares.

Eduardo Carrera disparó imparable al derecho que envió a la registradora a Henry Carrillo. El tiro de Julián Briceño fue certero pero el receptor Guillermo Tec, en su apuro por “enfriar” al corredor, soltó la pelota y el juego se empató 1-1,

Julio León mantuvo su turno cuando dejó pasar un lanzamiento en zona de strike que no se “cantó” y con infieldhit al campo en corto, los Ciervos colocaron corredores en los extremos.

Hasta ahí llegó la labor de Martínez, quien fue sustituido por Joel Ortiz. El relevista echó por la borda la labor del abridor de los Jaguares, al llegar con la brújula extraviada, ya que con dos wildpitchs, los Venados anotaron sendas carreras con las que se despegaron 3-1.

El equipo dirigido por Luis Navarro puso tierra de por medio en el octavo episodio con jonrones “espalda con espalda” de Iván Espínola y Leonardo Ramírez. Los Venados, con una cómoda ventaja, parecía que se llevarían la victoria.

Todo marchaba sobre ruedas, con su as del relevo, el dominicano Danilo de Jesús, por lo que todo pintaba color de rosa.

Pero no fue así. Los jonrones de Amaury Cazaña y de Arturo Puerto en la novena entrada cambió el rumbo del partido y le dieron una triste despedida del montículo a Danilo, quien fue relevado por Hassan Peña, quien logró terminar la entrada pero no pudo frenar la ofensiva felina en el décimo rollo y cargó con la derrota.

David Silveira, primer bateador de la décima tanda, negoció la base, avanzó a la intermedia con toque de sacrificio de Keven Lamas. Aplicando los fundamentos de béisbol, Luis Navarro ordenó la base intencional a Amaury Casaña y la base por bolas a Ronaldo Doporto, llenó los senderos de Jaguares. Abel Martínez, al primer disparo de Peña, conectó un piconazo por la antesala que “techó” a Henry Carrillo, anotando David Silveira la carrera que dejó a la Marista tendidos en el terreno.

Ganó Víctor Chan, quien con sólido relevo desde la octava entrada silenció los cañones de los Venados, que buscarán desquitarse hoy, cuando reciban en su campo de la comisaría de Chichí Suárrez, a los Jaguares de la UADY, a las 13:00 horas.