Un huracán devastador

Con devastador ataque de cinco carreras en la entrada de las emociones, los Huracanes de Yaxcabá le dieron la voltereta al pizarrón y derrotaron 10-5 a los campeones defensores Tiburones de Progreso, en el juego decisivo de la serie por el banderín de la División “Elías Montañez Jure” de la Liga Motuleña de Béisbol de Primera Fuerza.

El daño causado a los progreseños fue producto de batazos de Isael Palma, Javier Paredes, Noé Cisneros, Martín Catzín y David Núñez.

Los escualos sólo lucieron peligrosos en el cierre del primer acto, cuando pegaron seis de sus siete inatrapables y timbraron todo su carreraje ante Roberto Poot, quien inexplicablemente abrió el partido crucial sin haber actuado como lanzador en toda la campaña regular ni en la primera serie de la postemporada. El invento por poco les sale caro.

En la embestida porteña, que selló Pedro “Perico” Gutiérrez con tablazo de cuatro esquinas con dos embasados, también sacaron fuego los rifles de Rafael Castillo, Armando Manzanilla y Tránsito Centeno.

La fiesta pudo ser mayor pues Cristo Rosado y Alfredo Martínez dieron sencillos, y Luis Cortés recibió una base por bolas que llenó la casa (lo que significó la salida de Poot), pero el bombero Román Notario apagó el fuego con el segundo chocolate del inning a José Gómez.

Luego de la sublevación, los Tiburones recibieron ocho pesadas roscas y apenas dieron un hit al pitcheo de los relevistas Román Notario, quien no aceptó imparables en cinco entradas y un tercio, y Cleyver Alcocer, quien subió a la lomita debido a que Notario salió del juego tras propinar dos pelotazos al mismo bateador.

Yaxcabá hizo su primer registro en el segundo rollo con triplete de Christian “Venado” Gómez y rola al cuadro de Omar Huchim.

Los yaxcabenses acrecentaron su ventaja a 8-5 en el octavo, y en el noveno metió el triunfo al congelador con par de carreras contra la serpentina de Amir Ibarra.

El relevista Román Notario se apuntó la victoria, mientras que Miguel Herrera cargó con el descalabro.

 

Compartir
Artículo anteriorPuchero de letras
Artículo siguienteGudiño, ante el Madrid