¡El piropo!

¡Qué regla ni que compás…! Si no se puede por delante, ¡déjame darte por detrás!

 

Compartir
Artículo anteriorMuerte mañanera
Artículo siguienteMuerto por caliente