¡El piropo!

Dame tu mano, dame tu corazón, vamos a la cama y empieza la diversión.

 

Compartir
Artículo anteriorSe queda sin casa
Artículo siguienteCamioneta chamuscada