¡El piropo!

—Hey, reyna, estás como para echarte alcohol.

—¿Cómo que alcohol, naco?

-¡Alcoholchón mami!