Tremendo aguacero fue el que cayó ayer en la tarde, con decirles que varias cosas terminaron volando por el viento y muchas otras cayendo, como el techo de un local allá en ciudad Caucel.

Ya ve que a eso de las 3 de la tarde comenzó a caer el agua como si Chaac se la hubiera pasado tomando sus caguamas todo el domingo y después tuviera muchas ganas de ir a soltar la wixada.

El agua estaba acompañada de un chorro viento, tanto que en Ciudad Caucel estuvo arrasando con todo, de hecho en la calle 57 entre 106 y 106-A se tumbó un techo formado por láminas de zinc y una estructura de metal que estaba bien empotrada en la pared del lugar.

El lugar funcionaba como un templo cristiano, pero para buena suerte de todos, no había gente en ese momento, así que no hubo lesionados pero sí un buen de pérdidas materiales.