MORUL.-Como anunció el Ayuntamiento, ayer, se apagaron las luces en punto de las 9 de la noche en los parques, jardines y espacios públicos de Motul y sus comisarías.

Lo anterior se realizó para que las personas permanezca en sus hogares, a fin de evitar que el COVID-19 se vaya propagando con rapidez. 

Sin embargo, la Policía Municipal se encuentra cuidando los espacios públicos a oscuras para evitar que los malandros salgan a hacer sus fechorías.

En el patrullaje las unidades circulan con códigos para anunciar que nadie debe estar en su casa.