Hasta las 3 de la tarde un don tenía una camioneta bien chida que pretendía vender, pero a las 3:30 le quedaba una chatarra y con las llantas para el cielo, pues tuvo un accidente de tránsito en el centro de Mérida. donde su nave quedó dada en la mae.

A.C.T. estaba manejando una troca Rav-4 placas YZE-81-63, sobre la calle 54 del centro, bien tranquilo. La señora P.G.T.A., igual estaba manejando su nave, Un Spark con placas ZAJ-94-06, pero lo hacía sobre la calle 51.

Cuando llegaron ambas naves a la esquina donde se ven las jetas estas dos calles, que pasan al miso tiempo, el Spark le se alcanzó a embarrar en el lado derecho de la camioneta.

El don, como estaba yendo a buena velocidad perdió el control de su nave y se fue por encima de la banqueta. Eso hizo que la camioneta agarre vuelo, parecía un avión a punto de despegar, echó una maroma y azotó de cabeza. Eso sí, se surtió de trancazos a un semáforo.

“Yo estaba ahí en esa casa trabajando cuando escuché el pu…, salí corriendo y vi que toda la gente estaba corriendo”, dijo un obrero que estaba en la esquina echando el chisme, nada más le faltaba su escoba y mandil.

“¿Alcanzaste la foto de lo bueno?”, preguntó una doña al reportero cuando ya se retiraba del lugar del accidente.
Mientras tanto, los polis de la municipal tenían acordonada la zona para que los ijas no se metan, con eso de la nueva justicia penal tienen que cuidar la zona más que su cola.

Entonces, el perito platicaba con los dos involucrados, quienes cada uno por su parte decía que no se había tenido la culpa que porque pasaron con la luz verde en el semáforo.

“Sólo déjeme sacar unas cosas”, dijo el don. “¿Son de valor?”, le preguntó el policía. “Tienen un valor afectivo”, le respondió.
Entonces los polis, haciendo uso de la fuerza bruta se amontonaron como hormigas y entre todos regresaron la camioneta a su lugar. Mientras los comanches echaban porras, porque con la grúa iba a estar canijo regresar la troca a su lugar.

No hubo lesionados, pero los dos conductores jalaron al departamento de la tira para solucionar ahí su asunto.