DESPUÉS DEL trancazo, el del Caribe se peló, pero más tarde fue detenido por la Poli Municipal

Un chavito con guamazos de consideración, quien iba como pasajero, fue el saldo de un trancazo entre un mototaxi y un cochecito, cuyo conductor respetó su alto y, en vez de hacerse responsable, huyó como vil perra.

El relajo fue antier, cerca de las 12:30 de la tarde, en el cruce de las calles 13 con 40 del barrio de San Joaquín, en “La ciudad de los zapatos”.

De acuerdo con los que vieron el chisme y los afectados, el mototaxista José Carlos Tun Rojas, de 27 años de edad, rolaba sobre la calle 13 en preferencia, llevando como pasajero a un morrito de 11 años, quien jalaba a la escuela.

Al llegar en la 40, fue chocado por un Caribe placas YZN-91-66, de esos que parecen chatarra andante, y a cuyo conductor le valió un pepino la señal de alto y pasó muy campante.

Por lo fuerte del trancazo, el mototaxi volcó, lo que provocó que Tun Rojas y el machaque salgan volando como Superman.

La peor parte se la llevó el morrito, ya que se golpeó la cara ( y eso que está guapo) y acabó con raspaduras en todo su cuerpo. Tun Rojas, al parecer, es fuerte como un roble, pues salió ileso.

El del Caribe, al ver que la regó, huyó como señorita y se fue a esconder a las parcelas de Plan Chac, donde abandonó el vehículo. Pero hasta para esconderse es bien menso, pues la Poli Municipal lo detuvo más tarde.

El chavito lesionado fue trasladado al Centro de Salud por su papás, quienes llegaron de boleto al lugar del chisme y estaban bien preocupados.