pp11062014-03photo02Luego de dos días, la calma retornó a los puertos del Oriente, tras el desmae por la pesca furtiva de pepino, y que a partir de ahora habrá mayor vigilancia por mar, tierra y aire, según acordaron autoridades y dirigentes de los pescadores.

En Río Lagartos se convocó a los machines de mar en las oficinas de la Federación Regional de pescadores para chismearles los acuerdos a los que llegaron los directivos de Cooperativas y los alcaldes Elmer Contreras Tabasco y Lorenzo Briceño Cano con las autoridades.

Entre los bisnes que llegaron con la SSP, la Fiscalía General del Estado, Sedena, Semar, PGR y Policía Federal fue que habrá vigilancia permanente para combatir la pesca furtiva.

Desde ayer ya hay una avioneta que tendrá como base la pista Cupul, de Tizimín, con la cual los pescadores y la tira recorrerán las zonas, donde se da la captura del pepino de mar.

También llegaron a los puertos del Oriente dos interceptoras de la marina que estarán socheando las costas y en las bocanas para la entrada y salida de embarcaciones a partir de las 6 de la mañana.

Igual habrá dos lanchas de 250 caballos de fuerza cada uno para realizar recorridos en altamar en busca de pepineros furtivos.

Carlos Antonio Contreras Celis, presidente de la Federación les dijo a sus compas que se les dejó en claro a las autoridades que de no cumplir con esas promesas regresarían a tomar medidas caonas, como las realizas el domingo.

Alexander Pacheco Tun, macuco de la Cooperativa Pescadores de Río Lagartos, dijo que al gobierno y a las dependencias correspondientes no les conviene que se vuelva a cerrar el acceso de la carretera pues se dieron cuenta que quedan mal parados.

“Están advertidos no vamos a seguir exponiendo la vida de nuestros pescadores, si no hay respuesta regresaremos a lo mismo” dijo.

Tanto San Felipe como Río Lagartos permanecieron ayer en calma, incluso tiras estatales daba rondines en las calles, y en el Crucero se instaló un retén que revisaban los vehículos.