Así quedó el uniforme tras la agresión

Mientras realizaba algunas compras en una tienda de conveniencia, Luis Gerardo Ramos, enfermero en el Instituto Mexicano del Seguro Social, fue rociado con cloro; la mujer que lo agredió lo culpa de la propagación del coronavirus en Reynosa, Tamaulipas, donde ocurrió el hecho.

Ramos compartió en sus redes sociales, el desagradable momento que vivió cuando una señora lo agredió en medio del supermercado, quien se alteró al verlo vestido con su uniforme y su cubrebocas.

“Llegué a la tienda con mi cubrebocas y uniforme. La señora gritaba que nosotros somos lo culpables de todo lo que está pasando. Yo no soy culpable de que no se quieran cuidar y no lleven al cabo las indicaciones que nos siguen dando de quedarse en sus casas”, precisó.

Te puede interesar Agreden a enfermera, le tiraron café caliente

“En lugar de haberme vaciado esa botella de cloro a mí, lo hubiera vaciado en su casa. Se hubiera ahorrado esos pesitos que gastó, puede que mañana le vayan a hacer falta”.

Pidió a la ciudadanía que se informen bien sobre la forma como se propaga el virus y agradece a Dios que sólo su uniforme sufrió daños.

Este hecho se une a varios más que se han llevado a cabo en México; en diferentes estados de la república, usuarios de redes sociales han mostrado su apoyo y solidaridad a quienes trabajan en el sector salud, pero muchas veces la ignorancia o desesperación de las personas; les lleva a actuar de manera visceral, ¿usted de qué lado está? apoya o repudia a estos valiosos elementos.