A pesar de la vigilancia en toda la ciudad de Progreso, a cargo de la Guardia Nacional y policías, en una actitud “vale maíz”, no faltó el ladrón que robó una motocicleta que estaba estacionada en pleno centro del puerto.

Ayer a las 14 horas, la moto Italika, propiedad de Geraldine Ramírez Osorio, estaba estacionada en la calle 80 con 27 y 29 del centro. La mujer estaba chambeando en su puesto de perfumes cuando un tipo que vestía camisa de manga larga, pantalón de mezclilla y casco se le acercó y preguntó por unos productos.

Cuando la vendedora se descuidó, el sujeto se apoderó de la moto, la puso en marcha y se peló por la calle 80, Geraldildine corrió y alcanzó al ladrón, pero no lo pudo detener, impotente, narró cómo vio que se llevaban su motocicleta.

Al lugar llegaron policías municipales y estatales, pero sólo tomaron nota del caso y ofrecieron investigar, no realizaron recorridos, se limitaron a hablar con la afectada, lo que causó que las personas que estaban atentas al caso se enchilaran.