lunes, agosto 15, 2022

Plaza Grande: La morenista Minerva Citlalli Hernández sudó la gota gorda

Nos comentan que… a la secretaria general de Morena, Minerva Citlalli, no le sentó muy bien el calor de las tierras boxitas

Polémica en el sector turístico de Yucatán

Todavía no se disipa el polvo que levantó la designación de Eduardo Yarto Alponte como director general del Fideicomiso Público para el Desarrollo del Turismo de Reuniones (Fideture) de Yucatán, con el patrocinio e impulso de la secretaria Michelle Fridman Hirsch, cuando se difunde en Zacatecas la noticia de que la dependencia que encabezó el funcionario en aquella entidad es blanco de una investigación amplia.

Hace unos días trascendió que la Secretaría de la Función Pública interpuso cuatro denuncias por irregularidades detectadas en la Secretaría de Turismo de Zacatecas durante el tiempo en que Yarto Alponte estuvo al frente de esa oficina. Según la información, tres denuncias son por peculado y abuso de autoridad, y una por ejercicio indebido de funciones.

Versiones de prensa indican que las investigaciones están en proceso y no se sabe hasta qué grado estaría involucrado el primo de Claudio Yarto, exvocalista del grupo Caló.

Para variar, en el sector turístico de Yucatán no acaba la polémica que generó la forma en que Yarto Alponte asumió la dirección general del Fideture, en medio de aparente conflicto de intereses porque durante su paso como secretario de Turismo de Zacatecas fue cliente de la empresa Eme Media, propiedad de Michelle Fridman.  

Se le acabó el ”veinte”

En los círculos oficiales causó sorpresa la súbita destitución de Felipe Alberto Canul Moguel como director del Instituto de Infraestructura Carretera de Yucatán (Incay) y su relevo por Sergio Chan Lugo, quien estaba a cargo de la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Yucatán (Japay).

¿Por qué la sorpresa? Porque Canul Moguel, según nos cuentan allegados al Incay, se jactaba de que llegó al cargo no por decisión del gobernador Mauricio Vila Dosal o de dirigentes partidistas, sino por imposición de un grupo de empresarios de la construcción que apoyaron la campaña del ahora jefe del Ejecutivo.

Tanto se ufanaba de esa situación y mostraba tanta prepotencia, que en el gabinete del gobernador –el principal y el ampliado­– se le consideraba el segundo más indeseable después de la secretaria de Turismo, Michelle Fridman Hirsch.

Y algo pasó, porque esas “credenciales” no le sirvieron ahora y fue cesado de una dependencia que tiene importante participación en obra pública. 

Y de pronto un día de suerte

Con la salida de Sergio Chan Lugo de la Japay, para hacerse cargo del Incay, Carlos Castillo Sosa llegó a la dirección general de la Junta.

No es muy conocido externamente, pero en la dependencia y en las filas del PAN se le conoce como “Pan dulce”, por su característica amabilidad y don de gentes.

Y en dos semanas cambió su suerte, porque hace apenas quince días Chan Lugo lo designó subdirector del área comercial  y de atención a usuarios y ahora es el nuevo director general de la Japay.

Ha sido uno de los colaboradores más cercanos del director saliente y ahora tendrá más oportunidades de mostrar por qué le llaman “Pan dulce”.

Te podría interesar: Plaza Grande: Aplican la guillotina en el Poder Judicial de Yucatán

De cuentas alegres

La teoría del excanciller Jorge Castañeda Gutman sobre la reducción (no significativa) en las estadísticas de homicidios dolosos en el país no parece tan descabellada.

El investigador  y analista político expuso en un artículo el mes pasado, que algunos registros de muertes violentas podrían estar contabilizándose en las denuncias por desapariciones, de ahí que bajen los números en homicidios y suban los de “levantones”.

 ¿Qué relación tiene esto con Yucatán?  Que los ocho trabajadores ejecutados y cuyos cuerpos fueron dejados en una carretera secundaria en Chikindzonot   son “muertos de nadie”: fueron privados de su libertad en Xcalak, Mahahual (Quintana Roo), el miércoles 22 de junio, y sus cadáveres encontrados en territorio yucateco el sábado 25, pero en ninguno de los informes de seguridad del gobierno federal (http://www.informeseguridad.cns.gob.mx ) de entonces a ayer aparecen como víctimas de homicidio doloso  en Yucatán o Quintana Roo.  

Un Sancho Panza del Infonavit

Los funcionarios de la 4T que participaron el viernes 8 pasado en el conversatorio “Juventudes y Derechos Humanos”, en el edificio central de la Uady que prestó el local para este evento, mostraron en todo momento una sonrisa triunfal quizá por el posicionamiento de su partido Morena y por la popularidad del presidente López Obrador al día de hoy.

En ese grupo del Infonavit estaba Enrique Castillo Ruz, ex diputado local, ex diputado federal, ex alcalde de Umán y ex secretario del Trabajo, cargos que ocupó durante su larga militancia con el PRI, pero hoy es funcionario de la 4T como comisionado del órgano colegiado de ese instituto de vivienda.

El político de Umán saludó cortésmente a los reporteros que conoce y siempre se mantuvo cercano al director general del Infonavit, Carlos Martínez Velázquez, pero no intervino ni en las entrevistas ni en el conversatorio. Más bien fue el fiel Sancho Panza del Infonavit. 

Morenista en aprietos

En tremendo lío metió el director general del Infonavit, Carlos Martínez Velázquez, a su superior Rogerio Castro Vázquez, secretario general y jurídico de ese instituto, al destaparlo como candidato de Morena a la gubernatura de Yucatán para 2024.

A raíz de eso, en las redes sociales hubo comentarios de todo tipo en relación con Rogerio Castro: unos se preguntaban quién es ese personaje, otros lo señalaron como acosador y que ha incurrido en actos de corrupción, algunos más le recordaron que su cargo es un premio por ceder la candidatura al gobierno estatal a Huacho Díaz en 2018, y también tuvo mensajes de apoyo.

Acalorada estancia en Yucatán

La secretaria general de Morena, Minerva Citlalli Hernández Mora, difícilmente podría vivir en Mérida o permanecer mucho tiempo activa fuera de alguna oficina con clima artificial, porque se ve que no le sienta bien el fuerte calor de Yucatán.

Cuando tocó su turno como oradora en la inauguración del conversatorio “Juventudes y Derechos Humanos”, en el auditorio del edificio central de la Uady, la también senadora no podía detener las gotas de sudor que corrían por su rostro, a pesar de que el lugar estaba climatizado.

Luego, en entrevista fuera del auditorio, la morenista también sudó como si hubiese terminado una carrera atlética. 

Periodista refugiado en Mérida

Un periodista que se identifica como Alfredo Griz, quien no es conocido en Yucatán, difundió un vídeo en el ciberespacio donde asegura que sujetos que cree son gente de un cartel de la droga que opera en Quintana Roo vinieron por él a Mérida, donde estaba resguardado.

El motivo de su presunto “levantón”, según explicó en la narración, es por las denuncias que hace en sus escritos digitales sobre contratos de la CFE en la construcción del Tren Maya, que ese mismo cártel cobra cuotas a los trabajadores de esa obra emblemática de la 4T y porque ha denunciado actos de corrupción y vínculos de la gobernadora electa de Morena en Quintana Roo, Mara Lezama.

El gobierno de Yucatán no tiene datos de este periodista ni conocimiento de que viva en Mérida y tampoco de que haya presentado alguna denuncia por esos hechos. Sin embargo, la que abrió una carpeta de investigación con esta denuncia pública fue la Fiscalía General de la República en Yucatán. 

Da CLICK AQUÍ Y Síguenos en Google News

ALCHILE Síguenos en Google News

PUBLICIDAD

LAS MÁS LEÍDAS

PUBLICIDAD