coyoacán

Los celos de la mujer de Coyoacán de ver a su amado con otra ocasionó una tragedia recordada por años

Hace mucho tiempo existía una bella doncella en Coyoacán, quien se había casado con el joven más guapo del pueblo. Todos decían que eran la pareja ideal. Cierta mañana su compadre le preguntó:

— ¿Qué tal es tu mujer?

—Excelente. Además de bella es una estupenda cocinera. Lo que no me acaba de agradar es que desde que nos casamos me prepara moronga.

Te puede interesar: El Proyecto Abigail, secreto del Área 51

Esto extrañó al compadre, quien al día siguiente regresó y le dijo:

—Compadre, no es por chismear, pero a mí me dijeron que es malo comer moronga. Pregúntele a la comadrita el porqué.

Acto seguido, el hombre fue y cuestionó a su mujer:

—Oye, amor, ¿por qué siempre desayunamos moronga?

—Es porque mi padre es dueño del rastro y lo que no se vende nos lo repartimos entre los hijos: a mi hermano mayor le tocan las vísceras, a mi hermana las patas, y a mí la sangre… Por eso.

El hombre quedó complacido con dicha explicación. Sin embargo, el compadre se presentó asustado, comentándole que en el pueblo todos sabían que ella era una bruja y que por ello nadie la había desposado.

—Mejor espíela, compadre, espíela… y verá de dónde saca la moronga.

Así lo hizo y tempranito en la mañana antes de que el sol saliera, vio cómo su mujer se levantó y camino hacia la cocina. A través del fogón vio la figura de su esposa, la cual ante sus ojos y sin percatarse de ser vista, empezó a quitarse la piel y a convertirse en una bola de fuego. El hombre quedó impactado, sin hablar. Corrió a ver a su compadre y le contó lo que había visto:

—Compadre… compadre… salga rápido por favor.

Gritaba el joven, quien al ver a su compadre sin mediar la palabra le tomó del brazo y se lo llevó a su casa. Ahí encontraron la piel de su esposa.

El compadre al verla se quedó sin hablar, más en un momento de lucidez le dijo:

—Quemémosla, así no podrá regresar y ya no seguirá matando a más niños. Y así lo hicieron: quemaron la piel de la joven, quien al regresar y no encontrar su piel gritaba enfurecida y al mismo tiempo asustada, pues la mañana se acercaba y el sol empezaba a verse en el horizonte.

El joven escondido y muy asustado vio cuando los primeros rayos del sol quemaron a su esposa. …y este fue el fin de la bruja de Coyoacán, pero se dice que cada 2 de noviembre la bruja regresa para matar al galán.

Síguenos en Facebook: ¡Al chile!