domingo, agosto 14, 2022

La misteriosa leyenda maya de la diosa Ixtab, ¿La esposa de la muerte?

La diosa Ixtab era la protectora de los suicidas, los guiaba por el camino correcto para descansar en el paraíso

En algunos relatos se menciona que la diosa Ixtab es la esposa del dios de la Muerte, en otros relatos se señala que era la diosa de la Luna, hermana era Ixchel.

Cuando ésta decidió entregar su alma a Itzmaná en su advocación de Dios de Sol, ella pasó a ser la Diosa de la Luna e Ixtab la Diosa del Suicidio.

Antes las personas que se suicidaban quedaban vagando en el más allá

La muerte por suicidio era honorable para los mayas. De igual forma como lo era la muerte de los guerreros que morían en batalla.

Los hombres que morían por sacrificio a alguna deidad e incluso, las mujeres que morían en el parto.

Se la representaba como un cadáver colgado de un árbol

El mito sobre la diosa de la muerte se conoce por haber cuando las deidades veneradas eran mortales.

Para ese entonces había una hermosa mujer, caracterizada por su belleza y su juventud: su nombre era Ixchel.

Dado a que la joven radiaba una belleza incomparable, la lista de pretendientes era sumamente larga.

En el listado destacaban dos jóvenes, uno era desconocido, mientras el otro llevaba por nombre “Itzamná”.

Entre ambos jóvenes nació una gran rivalidad, así que no dejaban de discutir por el amor de aquella joven mujer de aspecto incomparable.

Para cesar las discusiones entre ambos jóvenes, la hermana de Ixchel, la cual llevaba por nombre “Ixtab”; propone una lucha entre ambos jóvenes.

El ganador de la batalla tendría el amor de su hermana, así los pleitos terminarían de una vez por todas.

Te podría interesar: La leyenda maya del Mesa – Hol, el pájaro que vuela de cabeza

Mientras ambos contrincantes luchaban, e Itzamná tenía casi ganada la batalla, su rival le traiciona por un descuido, así que el joven Itzamná muere en manos de aquel desconocido.

Al ver la muerte del joven, Ixchel corre a los brazos de su amado y sin soportar el dolor, la joven le promete a su hermana Ixtab, que su alma siempre será de él.

Por ende, lo perseguirá hasta el fin. Así que aquella joven de hermoso parecer se suicida para estar con su amado.

Viendo esto, Ixtab maldice al hombre que mató a Itzamná ya que, gracias a él, su hermana también estaba muerta.

Después de todo lo ocurrido, Itzamná se convirtió en el dios del Sol y la hermosa joven de nombre Ixchel se convirtió en la diosa de la luna; y aunque Ixtab en un principio era la diosa de la luna, pasó a ser la diosa del suicidio.

La diosa del suicidio era representada con un cadáver con los ojos cerrados y colgando de un árbol

Se cree que antes de que el mito de la diosa Ixtab sucediera, todas las personas que se suicidaban quedaban vagando en el más allá.

Así que después de esto, la diosa Ixtab se encargó de limpiar sus almas y guiarlas al paraíso; para que así tuviesen un descanso eterno.

No existía ningún miedo en las personas que decidían suicidarse; puesto a que estaban seguros de que la diosa de la horca estaba esperándolos en Cilcalco.

Síguenos en Facebook: Al chile Yucatán

¡También nos puedes seguir en Google news!

ALCHILE Síguenos en Google News

PUBLICIDAD

LAS MÁS LEÍDAS

PUBLICIDAD