decían que era brujo
Foto: Internet

CIUDAD DE GUATEMALA (AP) — En internet está circulando un vídeo de un señor corriendo en llamas por un campo de Guatemala ha llenado de tristeza e indignación a todo el que se enteró de la noticia, resulta que el hombre fue quemado porque decían que era “brujo”.

El hecho ocurrió el sábado por la noche en la comunidad de Chimay, en San Luis Petén, al norte de la capital, cuando un grupo de canijos llegó a casa de don Domingo Choc, de 55 años, y se lo llevaron acusándolo de que había hecho brujería sobre la tumba de un familiar fallecido.

Se chismeó que estos desalmados lo habrían torturado durante más de 10 horas.

“Lo pasaron golpeando toda la noche. En la mañana le rociaron gasolina y le prendieron fuego”, dice Yulma Rojas, auxiliar fiscal que lleva el caso.

Te puede interesar: En Motul se extiende la ley seca por 14 días más

El vídeo se ve a don Choc corriendo en llamas pidiendo auxilio, sin que nadie intente ayudarl. Tras unos minutos cae al suelo.

Decían que era “brujo” que el “Abuelo Domingo”

Domingo Choc Chen era un científico maya, dice Mónica Berger, antropóloga médica de la Universidad del Valle de Guatemala, quién lo conoció y le llamaba “Abuelo Domingo”. Agrega que era parte de la Asociación de Concejos de Guías Espirituales Releb’Aal Saq’E (ACGERS), con la que trabajaba en temas de medicina natural.

La fiscalía dice que ha solicitado ya siete ordenes de aprehensión contra los posibles responsables del linchamiento. Por lo menos cinco son miembros de una sola familia, ademas de un hombre identificado como Ovidio Ramírez, quién fue el chismosos que le dijo a la familia que fue Choc quién lo envió a dejar tierra a la tumba de su familiar para hacer brujería.

El sacerdote maya participaba en varios proyectos de investigación científica sobre medicina maya para elaboración de documentos y libros que acrediten y sean un legado sobre el conocimiento ancestral maya de las medicinas naturales en colaboración con universidades de Suiza e Inglaterra, dice Berger.

Según Berger, Choc era un Ajilonel, especialista médico maya, una especie de terapeuta experto en medicina natural, que estaba elaborando investigación para otros ensayos científicos con caminatas en bosques en busca de medicina natural, “pero por el coronavirus se suspendieron las caminatas y el trabajo de campo”.

“Haberlo asesinado es como que hubieran quemado una biblioteca. Tenía un conocimiento vasto y antes de poder documentarlo todo lo asesinaron, es una pérdida enorme”, expresa la antropóloga entre lágrimas.

La profesional asegura que espera que se haga justicia “Sobre todo para dejar muy claro ese mensaje de que los herbalistas no son brujos”, dice.

Berger dijo que en la comunidad hay otros herbalistas y sacerdotes mayas que ahora tienen miedo de que los locochones los maten como al “Abuelo Domingo” de quien decían que era “brujo”.

Precaución con las imágenes

Síguenos en Facebook: ¡Al chile!