domingo, mayo 22, 2022

DYPAQ ante la pandemia

El poder resolver las inquietudes de los clientes sobre la parte sanitaria, para prevenir un posible contagio de Covid-19, fue el principal reto al que se enfrentaron los vendedores y operadores de Dypaq durante lo más fuerte de la pandemia, y en el transcurso de ésta, que superaron al crear protocolos para que el cliente se sienta más seguro al recibir sus paquetes. Sin importar el lugar del país de donde se enviará o a donde llegará un paquete el temor a contagiarse de coronavirus era el mismo para todos, lo cual impactó en la empresa, que vio reducirse la carga de envíos, algo que paulatinamente se fue superando y en lo que se continúa trabajando.

Varios colaboradores de Dypaq compartieron sus puntos de vista sobre el impacto de la pandemia en la empresa.

Julio Hernández Paxtián, gerente de operaciones Dypaq Península, señala que con la pandemia se enfrentaron a la incertidumbre para poder atender y cumplir los requerimientos de los clientes, y el cómo atacar el problema de salud para que se sientan en confianza. El uso de gel desinfectante y cubrebocas se convirtió en una prioridad para los clientes, pues al principio no querían recibir a los operadores por temor, ni tener contacto con ellos, de forma tal que algunos pedían que los paquetes fueran dejados en la puerta.

La situación impactó en el porcentaje de trabajo, pues se tuvo una disminución en la solicitud de envíos, debido a que los cliente también perdieron clientes finales, y ya no necesitaban hacer tantos envíos. Los volúmenes bajaron y esto creó incertidumbre en todos. Julio siente que el principal reto al que se enfrentaron en esos meses más difíciles de la pandemia fue adaptarse a los cambios, a procurar más la salud ocupacional, para proteger al personal y darle más confianza al cliente al momento de recolectar y entregar una carga o paquete. Hacerles sentir que no pasaría nada, pues se estaban siguiendo los protocolos sanitarios. Esto como equipo los hizo más fuertes; fue un reto que considera que enfrentaron bien, pues reaccionaron a tiempo y se pudieron cubrir los requerimientos para que la mercancía de los clientes llegue a destino con confianza.

Fedro Vargas Zavaleta, gerente de operaciones Dypaq Querétaro, manifiesta que en esta sucursal no sintieron tanto el impacto de la pandemia, pues abrieron a finales de 2020, cuando los meses más críticos de la pandemia ya habían pasado. Apunta que se manejaban en ese tiempo operaciones con poca carga y los cambios registrados fueron respecto a las medidas de seguridad que los clientes solicitaban: que los operadores llevaran líquido desinfectante, cubrebocas y guantes para poder brindar el servicio. Como la sucursal inició operaciones en medio de la pandemia no hay un parámetro para medir si hubo un impacto real en el porcentaje de trabajo, pues la baja carga que se manejaba podía deberse a que apenas se estaban dando a conocer. Lo que sí es un hecho es que pronto se comenzó a notar un aumento en las operaciones.

Poder entregar a los clientes la carga o paquetes cumpliendo con las instrucciones que les daban fue uno de los principales retos a los que se enfrentaron, pues muchos pedían medidas de seguridad sanitarias muy específicas, como desinfectar toda la carga al momento de la entrega, y los operadores tenían que acatar esas normas. Explica que normalmente los operadores andan de prisa, ya que deben realizar otras entregas, y cumplir con la exigencia de los clientes les restaba tiempo valioso, pero asegura que entendieron que las medidas eran para el bien de todos, de ellos mismos y de los clientes.

Hanzley Cámara Herrera, gerente de análisis de información financiera, indica que en su área también tuvieron que adaptarse a ciertos requerimientos que el cliente pedía, pues, por ejemplo, se disparó el e-commerce al ya no querer salir la gente de sus casas por miedo a la pandemia. Por eso se hizo un análisis de cómo incursionar en ese mercado, los mecanismos de cobro, cómo opera la competencia, cómo la empresa podía meterse más a ese mercado, cómo costear los tiempos de entrega, y sobre todo cómo coordinarse con las áreas de operación y comercial para lograr un traje a la medida de los clientes. Señala que la carga de trabajo en su área fue similar al de antes de la pandemia, pues no se dejó de hacer lo que tradicionalmente se hacía, y se exploraron nuevas cosas para adaptarse a los cambios en el mercado.

En cuanto a los retos enfrentados, expresa que uno de los más importantes fue el seguir cumpliendo con el nivel de servicio que se tenía con los clientes, y abrir nuevos mercados como el e-commerce ya citado. También representó un reto importante el adaptarse a la nueva normalidad, a las distintas medidas que se generaron en lo personal y empresarial para poder seguir operando. Considera que Dypaq sorteó bien la pandemia y el primer trimestre de 2020, cuyos números fueron muy buenos, amortiguó el golpe que vino después con los meses más difíciles por la contingencia sanitaria.

Síguenos en Facebook: Al chile Yucatán

¡También nos puedes seguir en Google news!

PUBLICIDAD

LAS MÁS LEÍDAS

PUBLICIDAD