Le dieron el último adiós con llanto y dolor

jkhkjhkdjhfjdkfkjdfdf

En medio de llanto y dolor de su familia y ex compañeros de trabajo, en la mañana de ayer se realizó el entierro del cuerpo de Gubertino Magaña Chimal, policía de Ticul que falleció el pasado miércoles por la tarde. Lo que ocurrió fue que el ex policía se salió de la carretera y volcó en el tramo Ticul-Sacalum.

Como informamos, anteayer por la noche fue entregado el cuerpo a la familia.

Primero fue trasladado al municipio de Chapab, en donde vivió en los últimos años mientras trabajaba como policía en la corporación municipal de Ticul. Alrededor de la 1 de la mañana de ayer salió la carrosa para su traslado a esta comunidad.

Previo al entierro, se realizó una misa de cuerpo presente a las 10:20 de la mañana en la parroquia de Santa Inés. Asistieron familiares y policías de Ticul, quienes acompañaron a los deudos durante casi toda la jornada.

Al término de la misa, el féretro fue trasladado al cementerio municipal, donde se hizo el pase de lista con 21 agentes de la Policía Municipal de Ticul, encabezada por el director, José Montiel García, y varios elementos de la Policía de Dzitás. Durante este emotivo momento se sonaron las sirenas de las patrullas.

Durante el sepelio, la viuda, María Minelia Santos Teh, tuvo que ser atendida por paramédicos ya que se desvaneció y fue trasladada al Centro de Salud donde recobró la conciencia.

Como informamos, el joven policía de 23 años de edad falleció el pasado miércoles en un aparatoso accidente que se registró en la carretera Ticul-Sacalum, cuando la patrulla que conducía se salió de la vía y dio varias vueltas. Se encontraba acompañado de otras dos personas, de las que una se reporta como grave en el hospital O’Horán.