Jonathan Espericueta aún no da el estirón

Jonathan Espericueta no ha podido consolidarse en ningún equipo

Campeón del mundo con el Tri Sub 17 en 2011, en un torneo donde fue Balón de Plata, Jonathan Espericueta llegó a un momento determinante en su carrera: entre el estirón o el estancamiento definitivo.

Lejos de ser el joven que sorprendió en el equipo glorioso del Potro Gutiérrez hace siete años, el volante hoy cuenta con 24 de edad pero sin afianzarse en alguna titularidad, ni siquiera porque las circunstancias le han jugado a favor.

Tras varios años relegado en Tigres, este semestre en Puebla ha tenido oportunidades por las lesiones de Alejandro Chumacero, Chepe Guerrero y José Torres. Sin embargo, el viernes pasado inició el juego y salió del mismo a la media hora.

“Jorge tiene que ir tomando más experiencia de lo que es la división, la calidad que tiene le da para estar en Primera pero tiene que adaptarse a las condiciones que requiere la liga. Está en ese periodo de adaptación y ojalá entienda que tiene que ir mejorando para convertirse en un jugador más continuo en las alineaciones de inicio”, dijo el Potro Gutiérrez en entrevista con Mediotiempo.

Antes de llegar al Puebla estuvo un año en el Ascenso MX con el San Luis, así como cuatro años buscando un lugar en el primer equipo de Tigres, institución que más bien lo relegó a la Sub-20 o en ocasiones a la Segunda División, si bien debutó en Primera en el Clausura 2015.

Pero desde entonces solo jugó cuatro juegos con los felinos en el Máximo Circuito, con apenas 160 minutos. Ahora en Puebla lleva solo tres de titular pero ninguno de esos los ha completado, además de cuatro partidos en que entró de cambio, con críticas hacia su nivel y opiniones que lo tachan de jugador lento.

“Tiene que mejorar, seguir creciendo y en esa medida convertirse y consolidarse en un jugador de Primera División. Debe encontrar un mayor ritmo, mayor velocidad en su accionar y que su calidad se vea más marcada en el equipo”, agregó el Potro.

Lo malo para su causa es que su salida a la media hora de juego el fin de semana pasado contra Chivas derivó en una mejoría en el Puebla, que perdía 2-0 pero tras el movimiento alcanzó a empatar.

Espericueta ha batallado demasiado contra las negativas, pues al reportar con Tigres tras el Mundial, Tuca lo puso a entrenar con el primer equipo pero dejándole en claro que no lo tomaría en cuenta por tener 16 años en aquel entonces. De cualquier modo le adelantaron el proceso a la Sub-20, pero sin poder afianzarse años después.