Se enchilan y hacen protesta

Protesta de madres de familia en la agencia de la Fiscalía de Tizimín

Con pancartas en mano, familiares de tres detenidos se manifestaron a las puertas de la agencia local de la Fiscalía General del Estado para denunciar presuntas corruptelas de los agentes.

De acuerdo con los quejosos, el pasado sábado 11 la Policía Municipal detuvo a Efrén Rolando Kuyoc Lara, de 29 años, Luis Enrique Och Poot, de 26, y Jorge Genichi Manrique Tax, de 27. En la colonia San José Nahbalam tras una llamada de auxilio de Jairo Amir Canul Cupul propietario de la tienda de abarrotes “El Roble”.

El dueño del establecimiento informó que tres hombres ingresaron a su tienda y tras amenazarlo le sustrajeron de la caja 254 pesos, así como tres latas de atún y bolsas de tostadas.

De inmediato, la Policía realizó una búsqueda y encontró a los tres sujetos quienes fueron enviados a la cárcel municipal, mientras que a la víctima de sugirieron levantar la denuncia correspondiente ante la Fiscalía, lo cual realizó el afectado.

Tras la denuncia, los tres sospechosos del robo fueron consignados y tras estar en la Fiscalía fueron trasladados a Ebtún, comisaría de Valladolid.

El traslado de los sujetos hasta dicha comunidad causó el enojó de los familiares, quienes con pancartas se manifestaron ayer a las puerta de la Fiscalía, exigiendo que les devuelvan dinero que les pidió un agente ministerial a quien solo conocen como Cauich.

Denunciantes

María Mirna Lara Caamal, Reyna María Tax y María Poot, mamás de los acusados, expresaron que el agente Cauich les dijo que dejarían libres a los tres varones, pues la cantidad que robaron no representaba lo suficientes para ser consignados hasta Ebtún.

Incluso, señalaron las mujeres, al principio Cauich les estaba pidiendo 4,000 pesos por la liberación de cada uno y ellas dijeron que no contaban con esa cantidad y solo lograron juntar 2,500 pesos.

Con dicha cantidad las madres de familia acudieron a la Fiscalía y es ahí donde, de acuerdo con su versión, el agente les dice que con eso saldrían libres. Sin embargo, más tarde las mujeres se enteraron que ya habían sido enviado a Ebtún.

Las quejosas manifestaron que lo único que quieren es recuperar el dinero que les costó juntar, pues tuvieron que empeñar y pedir prestado para conseguirlo.