Niño de 3 años se atora en escalera eléctrica del metro

CIUDAD DE MÉXICO, julio 4 (EL UNIVERSAL).- Un niño de tres años fue trasladado al hospital Pediátrico de Coyoacán luego de que su pie derecho quedó atorado en una escalera eléctrica de la estación Chabacano —en la Línea 2— del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro. La Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSPCDMX) informó que al mediodía de este martes el personal del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM) recibió una alerta vía radio de un menor de edad atrapado en una de las escaleras eléctricas.

Cuando arribaron al punto, los paramédicos vieron al pequeño, quien vestía un pantalón de mezclilla azul y una playera gris, y a la mamá del niño, que les explicó que ambos iban descendiendo de la escalera y que de repente el calzado de su hijo se atoró en la escalera hasta que jaló parte de su pie. Ante esto, los trabajadores del ERUM utilizaron equipo especializado con el fin de crear el espacio necesario para liberar el pie del pequeño. Personal del Metro, que también se presentó para auxiliar a la familia, se coordinó con los paramédicos para liberar la extremidad del niño.

Después de varios minutos de intentos, los expertos decidieron colocar una herramienta picuda entre los escalones y el pie del niño para hacer palanca. Mientras tanto, la madre del menor de edad lo sostenía por los brazos para evitar que sufriera mayor daño.

Al momento en el que el pie derecho del niño fue liberado, los expertos le quitaron el calzado y le vendaron la extremidad. Luego, uno de los paramédicos cargó al niño hasta la salida de la estación, donde ya los esperaba una ambulancia, y lo subió a una camilla donde fue acostado para ser trasladado al Hospital Pediátrico de Coyoacán, donde médicos especialistas darán un diagnóstico específico. Reacción del Metro.

Sobre este incidente, el STC informó —a través de sus redes sociales— que a la familia se le dio la atención necesaria prehospitalaria y que fue atendido también por personal experto del transporte público. Este no es el primer accidente que se registra de un menor de edad en escaleras eléctricas en el Metro; el año pasado a un niño de cinco años le amputaron la mano tras quedarse atorado en una de las escalinatas.

Ese accidente ocurrió en la estación Tacubaya, cuando el niño regresaba con sus padres de un paseo. Durante el trasbordo se le cayó un objeto entre los escalones, y cuando intentó recogerlo, su mano quedó atorada en estructura de la escalera. Al darse cuenta de la situación, el padre del menor intentó jalar a su hijo; sin embargo, no logró liberarlo a tiempo y la extremidad terminó por desprenderse. El niño fue atendido en un hospital de Lomas Verdes, donde también le hicieron valoraciones para que pudiera usar una prótesis en la mano afectada.